martes, 7 de julio de 2009

Aunque yo pensaba lo contrario, no poseía FUERZA DE VOLUNTAD, ni ESPIRITU DE SACRIFICIO: pero en mi entorno pasaba por constante, porque era necia; por obediente porque mi deseo de complacer era mi virtud mas grande y por sufrida porque no era mezquina con los demás, ni me escuchaban quejarme.

Alababan mi ansia perfeccionista y mi responsabilidad, sin saber que no tenían raíces profundas, sino que nacían de una desesperada necesidad de aprobación….
Y entonces mi alma cambio, ocultaba una melancolía profunda y una hipersensibilidad que me hacia llorar a escondidas.
Espido Freire

2 comentarios:

CaamiLa ! dijo...

Hermosísimo tu blog ♥

CaamiLa ! dijo...

Agregame al eme :) amé tu blog.
imcami.-@hotmail.com